Montaje policial

Hoy han absuelto a los compañeros Esteban y Josep por falta de denuncia en el caso de sus supuestas coacciones al médico del Hospital Peracamps de Barcelona. Por tanto, queda comprobado que se trataba, en todo momento, de un montaje policial y mediático para criminalizar a la lucha del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes y a quienes les apoyan.
Lo verdaderamente escandaloso es la intimidación policial que se ha visto en este caso. Por una parte, por negarle el derecho a ser atendido por el profesional sanitario sin que esté presente la policía (cuando se trataba de una pierna rota durante una intervención policial). Por otra, por la presión ejercida por la Guardia Urbana de Barcelona y su sindicato sobre el médico, para que les ayudara en su campaña contra lxs trabajadorxs de la calle y su proceso de negociación colectiva con el Ayuntamiento.